Centro Martin Luther King

ALBA MOVIMIENTOS: Solidaridad con la Marcha Migrante en Mesoamérica

El primer núcleo de decididos a marchar “hasta donde sea con tal de huir de la miseria” lo conformaban 160 hondureños y hondureñas que salieron de San Pedro Sula. A las pocas horas ya sumaban 1300 y hoy, que la marcha de “los pies doloridos” atraviesa el territorio mexicano superan los 7.000. Ya no se trata de una manifestación de gente de Honduras que ha decidido poner distancia con tantos años de represión y hambruna, sino que la columna se ha ido convirtiendo en centroamericana. Precisamente porque no son pocos los que son seducidos por el engaño de que “en la tierra de los ricos” todo va a solucionarse mágicamente. Y claro que no es así. Nunca podrá serlo salvo que el Imperio se desmorone.

Estamos frente a una tremenda y dolorosa paradoja: todo lo que hoy ocurre en Honduras y en otros países de la región tiene su base fundamental en la política de dependencia y sometimiento hacia los Estados Unidos que durante largas décadas han ido generando los diferentes gobiernos. Si a eso se le suman mandatos dictatoriales como el de Juan Orlando Hernández, alias JOH, la receta represiva agrega un elemento más para incentivar este doloroso éxodo. Pero las circunstancias son tan crueles que precisamente la meta que se ponen los marchistas es llegar al país que ha provocado esta estampida y que abona la aplicación de todas las teorías del capitalismo salvaje.

Queda claro que si el objetivo es visibilizar el padecimiento por el que pasa el pueblo hondureño, esta marcha multitudinaria ya lo ha logrado, y de rebote abrió las necesarias compuertas de la solidaridad pueblo a pueblo, como el que han ido recibiendo a lo largo del recorrido de gentes humildes de Guatemala y México. Ese es un tema, pero el fundamental es cómo evitar que pueblos enteros se vean en la necesidad de abandonar la tierra en la que han nacido. Para ello, no hay dudas que se nos impone seguir luchando contra el orden injusto que impone en cada país de la región la derecha neoliberal. Esas son la políticas que en su voracidad de aumentar las ganancias de unas pocas familias condenan al mal vivir a millones.

Desde ALBA MOVIMIENTOS reafirmamos nuestro repudio al capitalismo y al imperialismo yanqui que son las causas de la migracion de millones de personas que han tenido que dejar sus hogares por la destruccion de sus condiciones de vida, nos solidarizamos con quienes hoy están mostrando a través de poner sus cuerpos y pies llagado de tanto andar, que ambas lacras significan muerte y destrucción para los pueblos, e incitamos a todos nuestros compañeros y compañeras del continente que rechacemos con todas nuestras fuerzas el racismo, la xenofobia y cualquier comportamiento fascista que trate de criminalizar a las y los migrantes. También damos todo nuestro apoyo a quienes en Honduras han comenzado una nueva marcha, a lo interno de ese país, reivindicando a sus hermanos y hermanas que hoy cruzan el territorio mexicano pero además exigiendo la renuncia inmediata de JOH, por ser el alfil de la estrategia estadounidense de dominación.

Migrar no es un delito

Por una ciudadania universal!

Tomado de http://www.albamovimientos.org/

Última modificación: 26 de octubre de 2018 a las 14:13
0
0
Hay 0 comentarios
captcha
Quiero ser notificado por email cuando haya nuevos comentarios.